EN LA CÁTEDRA DE FISIOPATOLOGIA DE UDN

EN LA CÁTEDRA DE FISIOPATOLOGIA DE UDN
CON VIÍCTOR FROLOV, DECANO DE LA FACULTAD DE MEDICINA

sábado, 2 de septiembre de 2017

ESPÍA Y ACADÉMICO

ESPÍA Y ACADÉMICO




1
Conocí al escritor y académico soviético José Grigulievich Lavretski en Moscú. Conversé con él en dos oportunidades con motivo de celebraciones históricas relacionadas con Bolívar y Miranda. En 1979 y 1981 Lavretski nos dictó sendas conferencias sobre los héroes mencionados en los recintos de la Universidad Rusa de la Amistad. En ambas ocasiones conversamos en su español fluido y en ruso. Me pareció un hombre bondadoso, una gran persona, muy amable, conocedor profundo de nuestra realidad latinoamericana. Me dedicó dos autógrafos en sus libros sobre Miranda en las versiones en ruso y español.
2
Además de las biografías de Bolívar y Miranda,  leí sus libros sobre el Ché Guevara y Allende, por eso me emocionó tenerlo antes nosotros en cuerpo y alma y conversando como viejo amigos.
3
Desempolvé de mi biblioteca los libros de Lavretski al enterarme  que la KGB había desclasificado unos documentos, divulgados, además, por el escritor ruso Nil Nikandrov : Lavtretski había sido un gran espía soviético que actuó en  muchos países con más de treinta nombres distintos.
4
Los dos libros de Miranda aparecieron con sus respectivos autógrafos. El de Bolívar no lo encontré nunca. Se  perdió en una de mis tantas mudanzas. En un manual del ateísta aparece como colaborador; y la historia de la Inquisición, que me impacto en su tiempo, está allí con la firma de Grigulievich,  precisamente el libro de Nikandrov se llama “Grigulievich, el espía con suerte”.
5
Lavretski ,Grigulievich,  Arturo, Miguel, Felipe, Teodoro ,el intelectual, el escritor, el científico, miembro de la Academia de Ciencias de la URSS tuvo dos campos fundamentales  de acción : el espionaje y la Historia.
6
Como espía trabajó en más de trece países. Participó en la guerra civil española, organizó en 1940, junto con David Siqueiros, el atentado contra Trotsky en México; y en 1953 preparaba el asesinato de Tito en Yugolslavia, pero su jefe, Stalin, murió y la actividad fue cancelada.
Lavretski se asocia a un caso único en la historia del espionaje y  la diplomacia mundial: con el nombre  de Teodoro Castro fue embajador de Costa Rica en Italia, el Vaticano y Yugoslavia.
7
Lavtretski (su nombre real es Iuzas Romualdovich, 1913-1988), quien había nacido en Lituania, es ya un historiador reconocido en 1970; políglota (ruso, polaco, español, inglés, francés, italiano, portugués, etc) , miembro de academias e institutos de investigación, con muchos libros y artículos publicados. Dirigió la sección internacional del Instituto de Etnografía Miklujo Maklaia, nombre para nosotros muy familiar, por cuanto nuestra alma mater moscovita está ubicada en la calle denominada así.
8
“Después que muera pueden escribir sobre mí lo que sepan y lo quieran”, eso dijo una vez Lavretski.







jueves, 27 de julio de 2017

EVOCACIÓN DE LA HEMATOLOGÍA

EVOCACIÓN DE LA HEMATOLOGÍA






1
Uno de mis profesores fue Andrei Ivanovich Vorobiov, presidente de la Sociedad de Medicina Interna de Moscú, primer ministro de Salud Pública de Rusia (luego de la caída de la URSS), médico del Kremlin ,designado en 1986 para dirigir la asistencia de los afectados en el accidente de Chernobyl.
2
El padre de Vorobiov, Ivan Ivanovich, era bolchevique de los fundadores y compañero de Lenin. Sin embargo, Stalin lo fusiló en 1937, mientras que a su madre la encarceló por diez años. Porque cualquiera que no aceptara los desmanes del sátrapa era traidor a la patria.
Quienes conocimos a Vorobiov,  cuya niñez pasó en un asilo de huérfanos, jamás notamos un gesto o una palabra que delatara odio o resentimiento por tal cruel pasado familiar. Muy por el contrario: todo en Andrei Ivanovich era cariño, amor por su profesión y esmero por transmitir sus conocimientos a los estudiantes y gran predisposición para ayudar a los pacientes. Nunca pronunció la palabra “no”.
3
Vorobiov es reconocido como uno de los grandes internistas de Rusia. Es considerado uno de los pilares fundamentales de la hematología rusa. Sus “Dekadnik del hematólogo” (Diez días del hematólogo) se hicieron famosos en  la Unión Soviética; y de todas partes del país llegaban médicos para escuchar sus clases magistrales.
4
Vorobiov tenía una cultura enciclopédica y podía hablar de medicina, filosofía, geografía o de historia. Consideraba que Stalin era el único culpable de que la Segunda Guerra Mundial llegara hasta la URSS, por cuanto hizo desaparecer a los mejores cuadros militares y civiles del país, quienes con sus conocimientos y preparación  académica hubiesen podido enfrentar adecuadamente los retos políticos.
Stalin debilitó a Rusia porque dividió a su población en revolucionarios y traidores a la patria.
6
Vorobiov decía que su función como médico era jugar un partido con la muerte, a la cual tenía a su lado, mientras que al frente tenía al paciente.
7
Los críticos decían que Vorobiov hablaba de manera hermosa en lenguaje literario a la manera antigua rusa.
8
Pensamientos de Vorobiov:
“Lo más interesante y misterioso de una persona es su sistema sanguíneo”.
   “No me gusta hacer un diagnóstico definitivo que pueda resultar una especie de sentencia. Soy racionalista y  escéptico, pero en lo profundo de mi alma espero un milagro”.

“En todas las épocas la vida del médico ha sido difícil porque siempre se encuentra con el sufrimiento humano; además, ver a los ojos de la persona a quien has salvado su vida no es una condecoración que te colocan en el pecho”.


9
Cuando Vorobiov fue ministro de sanidad  solicitó que su despacho funcionara también como consultorio. Y allí examinaba a sus pacientes y colocaba un frotis en un microscopio.
10
Una vez Andrei Ivanovich trató a una niña con una gran infección e insuficiencia renal. Los compañeros  le decían : “No la sigas torturando. Déjala morir es paz”. Vorobiob les contestó : “No soy un sacerdote”, y la salvó.

sábado, 15 de julio de 2017

EVOCACIÓN DE LA CITOLOGÍA

EVOCACIÓN DE LA CITOLOGÍA
1
Tuve el privilegio de ser alumno del gran hematólogo ruso Mijail Gukasovich Abramov, autor de uno de los atlas más originales de la hematología rusa al tener ilustraciones que  no son fotografías, son obras de arte, porque Abramov era también pintor.
2
El que observa por un microscopio ve cosas que no las refleja una fotografía. Sólo el artista puede trasmitir esas peculiaridades de una muestra de sangre  a través de sus pintueas.
3
El investigador observa muchos campos visuales, los cuales recogen las fotografías; no obstante, para su estudio no pueden ser concentrados en un solo cuadro, lo que si puede hacer una pintura.
4
Recibía clases personales de la mano de Abramov: por un tiempo fui su único alumno en el salón de clases. Abramov me obsequió su atlas, sus artículos científicos publicados en separatas  de la revistas “Terapevticheski Arjiv” (Archivo Terapeutico).

jueves, 6 de julio de 2017

EVOCACIÓN DE LOS RECTORES: DE RUMIANSEV A FILIPOV





EVOCACIÓN DE LOS RECTORES: DE RUMIANSEV A FILIPOV
1
El Primer rector de la Universidad Rusa de la Amistad fue Sergio Rumiansev (1913-1990). Él está considerado  el fundador de la institución y recibió su mandato de manos de Nikita Krushov el 17 de noviembre de 1960. Era ingeniero aeronáutico  y fue viceministro de Educación. Fue rector hasta 1970.
2
Nuestra estancia en la Universidad Rusa fue signada por la presencia en el rectorado de Vladimir Fransevich Stanis (1924- 2003). Fue rector desde 1970 hasta 1993. Participó en la Segunda Guerra Mundial y combatió en Stalingrado. Era economista  de la Universidad de Lomonosov y decían que nadie conocía mejor el Capital de Marx que él. Fue viceministro de Educación. Cuando salió del rectorado lo eligieron presidente  honorario  de la universidad.
3
Su paso por el rectorado es conocido como “La era de Stanis” , porque fue quien desarrolló los programas que permitieron el crecimiento de la universidad : con Stanis ingresaron estudiantes  de 165 países.
4
Stanis era paternal en el trato para con nosotros. Cuando se dirigía a los estudiantes lo hacía en tono bondadoso. Buenos días, decía. Luego agregaba: ¡más fuerte como buenos lumumberos que aman la vida y los estudios!
En un par de ocasiones me recibió en su despacho sin ningún tipo de preámbulos burocráticos: ¡Pase joven, ya lo vamos ayudar!

Las relaciones con Stanis fueron muy buenas: hasta nos intercambiamos mensajes con motivos del año nuevo. Y es así que su firma está en nuestros títulos y en una de esas postales “c Novin godom”.


5
Vladimir Filipov (1951) es el tercer rector de nuestra universidad. Es matemático egresado de nuestra alma mater. Fue ministro de Educación de Rusia. A Filipov se le considera el reformador de la educación de su país, luego de la caída de la Unión Soviética. Sus planes modernizadores fueron aceptados e implementados por el presidente Putin, de cuya amistad se enorgullece.
6
 Me reuní con Vladimir Filipo en su despacho, claro que ahora es muy distinto y hay que solicitar audiencia con mucha antelación. Hay todo un protocolo para poder “tomar el té con el rector”, que es así como llaman esos encuentros. No son los tiempos de Stanis. No obstante, Filipov me recibió  cálidamente “de lumumbero a lumumbero”, como el mismo lo dijo. Se interesó vivamente por nuestros problemas y me habló de su trabajo y de sus buenas relaciones con la cúpula gubernamental. Al final del encuentro me obsequió varios libros sobre nuestra universidad.



 






domingo, 2 de julio de 2017

EVOCACIÓN DEL TRABAJO VOLUNTARIO

EVOCACIÓN DEL TRABAJO VOLUNTARIO (SUBBOTNIK)
1
Los trabajos voluntarios surgieron por iniciativa del propio Lenin en tiempos de la guerra civil en una noche para amanecer un sábado, y de allí el nombre: subbotnik.
2
Los subbotniki pretendían identificar una conducta típicamente comunista, una moral superior: trabajar por la sociedad sin recibir paga ese día.
3
Los subbotniki que recuerdo se relacionan con el cumpleaños de Lenin (22 de abril), con motivo del Primero de mayo o por el Día de la Victoria. Para esas ocasiones los edificios  eran cubiertos con franjas rojas y en todas partes colocaban banderas de ese mismo color.
4
En esas noches el cielo también se ponía rojo con los juegos artificiales.
5
Las consignas durante los subbotniki consistían en manifestar la voluntad y el deseo de trabajar más y mejor para la construcción del socialismo.
6
En una ocasión el propio rector Vladimir Stanis nos invitó al trabajo voluntario. Participamos junto a él y otros profesores, incluyendo el decano Frolov. Limpiamos el Campus Universitario y algunas calles de Moscú, aledañas a nuestra institución.
7
Era inevitable al finalizar los trabajos que brindáramos  con un trago de vodka o de vino para celebrar el éxito de la jornada socialista.





viernes, 23 de junio de 2017

EVOCACIÓN DE LAS BRIGADAS ESTUDIANTILES DE TRABAJO







EVOCACIÓN DE LAS BRIGADAS ESTUDIANTILES DE TRABAJO
1
En las vacaciones de verano podíamos viajar con las brigadas estudiantiles de trabajo. Kazajstán y Siberia eran los destinos preferidos. Frolov, como secretario General del Partido Comunista de la Universidad, nos despedía con arengas: “El estudio se complementa con el trabajo”. “Sean solidarios. Manténganse dentro de la moral socialista”.
2
Las brigadas estudiantiles  de trabajo voluntario nos permitían obtener un dinero extra, pero también era una actividad idealista porque una parte de lo ganado era destinado a un fondo de solidaridad  con los pueblos que luchaban contra el imperialismo, el neocolonialismo y el fascismo. Así nos lo enseñaban y así lo repetíamos con orgullo.
3
En Kazajstán nos entregaron un pergamino con el rostro de Lenin, donde nos agradecen porque de alguna manera estábamos poniendo nuestro granito de arena en la construcción del comunismo.
4
  Los  21 de agosto celebrábamos  el día del constructor. En esa fecha los dirigentes de la brigada eran derrocados simbólicamente y se decretaba una parranda general. Durante el golpe de estado se decían cosas muy duras, sólo permitidas para esa ocasión. Por ejemplo, los líderes del golpe criticaban a las autoridades estudiantiles. Estas acusaciones, para un buen entendedor, eran una crítica general a todo lo que pasaba en la Unión Soviética.
5
En Siberia vivíamos en la taiga en un campamento con torres o miradores al estilo medieval. Participábamos en una obra considerada monumental en aquella época: la construcción del ferrocarril Baikal-Amur o vía férrea transiberiana.
6
El campamento lo inauguramos con una especie de obra teatral: debíamos entregar una ofrenda a las autoridades del pueblo para invocar las fuerzas del bien. Me correspondió entregar esa ofrenda que consistió en un lechón y cuyos chillidos me atormentaron mientras corría y lo sostenía entre mis brazos.



viernes, 16 de junio de 2017

EVOCACIÓN DE LAS DISCIPLINAS HUMANÍSTICAS

EVOCACIÓN DE LAS DISCIPLINAS HUMANÍSTICAS






1
Al mismo tiempo que estudiábamos las materias  de la carrera  recibíamos clases relacionadas con las ciencias humanísticas. Seguramente orientándose con las palabras del sabio español Letamendi de que “el médico que sólo sabe de Medicina, ni de Medicina sabe”; aunque es más preciso hablar de un interés particular de la dirigencia universitaria en que conociéramos sus puntos de vista con respecto a los temas políticos y sociales. Esta última versión nos la transmitía nuestro inolvidable guía español, don José.
2
La lengua rusa la cursamos todos los años. De mis profesores recuerdo a Elsa Alfredovna en la preparatoria. Nos animaba para seguir adelante con sus consejos y palabras de aliento. Anatoli Fiodorovich nos recomendaba asistir al teatro y nos conseguía las entradas. Caminaba despacio y a veces alzaba la cabeza con los ojos cerrados. Un día le pregunté sobre sus poses y me dijo: “trato de disfrutar cada minuto de mi vida. Pienso en la mejor manera de lograrlo. Recuerdo a Pushkin en este momento”.
3
Anatoli Fiodorovich solía citar las palabras de Lomonosov sobre el idioma ruso: “Carlos V, emperador de Alemania decía que para hablar con Dios es preferible usar el español; con los amigos, el francés; con los enemigos, el alemán; con las mujeres, el italiano. Pero si el emperador dominara el ruso, habría añadido  que este idioma sirve para hablar con todos los arriba mencionados, puesto que habría encontrado  en él la majestuosidad  del español, el dinamismo del francés, la fuerza del alemán, la ternura del italiano, y por encima de todo eso la riqueza y gran laconismo  expresivo del griego y del latín”. ¡Casi nada!
Los que estudiamos en Rusia estamos orgullosos de conocer la lengua de Lomonosov, Pushkin, Lermantov, Gogol, Dostoievski, Tolstoy y Chejov.
4
Historia de la Sociedad Soviética la estudiamos en la preparatoria y el primer año. La filosofía se centraba en el Materialismo Dialéctico e Histórico. Estudiamos las obras de Marx, Engels y Lenin. El Manifiesto de Partido Comunista lo sabíamos de memoria. Yo me entusiasmé con los libros de Lenin, sobre todo con Materialismo y Empiriocriticismo, Cuadernos filosóficos y La Enfermedad Infantil del Izquierdismo. De Engels me gustaba Dialéctica de la naturaleza y El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. El libro más fácil para estudiar marxismo era el de Afanasiev por la manera de explicar temas complicados con palabras sencillas.
5
Las otras materias eran la Economía del capitalismo y la del socialismo. En el descanso, mientras fumábamos en el pasillo, los mismos estudiantes rusos bromeaban: “El capitalismo  se hunde y  está podrido,   hiede pero …a Chanel Nro 5”. Y reíamos. Cerramos con Comunismo  o Socialismo científico con temas sobre el ateísmo científico.
6
A pesar de toda esta propaganda ateísta los rusos no eran ateos. En el entierro de nuestra muy estimada profesora de fisiopatología Tatiana Kaznskaia, ya en el cementerio de  Vaganskoe, se deliberó si debíamos entrar con el cuerpo a la capilla, llena de íconos y de velas. Me acerqué a Frolov y le pregunté  por qué entrar al recinto religioso si todos somos ateos. Inmediatamente me contestó : “Por si acaso”.