EN LA CÁTEDRA DE FISIOPATOLOGIA DE UDN

EN LA CÁTEDRA DE FISIOPATOLOGIA DE UDN
CON VIÍCTOR FROLOV, DECANO DE LA FACULTAD DE MEDICINA

sábado, 14 de enero de 2017

EVOCACIÓN DE LA ANATOMÍA

EVOCACIÓN DE LA ANATOMÍA



1

 La cátedra de anatomía  de la Universidad rusa de la Amistad fue fundada por el profesor Demetrio Zdanov, Individuo de Número de la Academia de Ciencias Médicas de la Unión Soviética. Al mismo tiempo Zdanov, quien fue presidente de la Asociación Internacional de Anatomistas, dirigía la cátedra de anatomía del Instituto Médico de Moscu Nro 1, que lleva el nombre de Sechenov, precursor de Pavlov en las investigaciones del sistema nervioso.
2
En la entrada de la cátedra hay un cuadro de la Lección de Anatomía del Doctor Tulp , de Rembrandt. Arriba del mismo una inscripción: “Aquí los muertos ayudan a los vivos”. Luego están tres auditorios o salones con mesas de mármol para colocar el cadáver. Con sólo dejar el documento de identificación uno podía retirar réplicas de huesos para llevar a casa y estudiar. En el sótano está la morgue propiamente. Entramos a la clase no más de siete personas con un cadáver. Pero las lecciones magistrales son para todos, se hacen en un anfiteatro amplio y son dictadas por Nina Vasilevna Krilova, una señora gorda pero muy alta, enérgica y dinámica. Una vez se me acercó, me acarició el afro y me dijo: es mejor que un gorro para protegerse del frío.
3
Uno recuerda con gratitud a Enma Mujanovna, Pavel Matievichi, Vera Pavlovna, quien hacía investigaciones sobre trasplantes de órganos; Iskrenko, siempre seria y estricta;   Krivski, uno de los organizadores de la morgue y quien solía encender un cigarrillo en cada “pirirrif” (recreo).
4
En las pruebas, Kopeikin, un profesor joven, acostumbra hacer un corte con el bisturí en cualquier parte del cadáver y preguntar repentinamente el lugar anatómico que seccionó. En una ocasión Vera Pavlovna,  reprendió a alguien que colocó su gorro invernal sobre la cabeza de un modelo plástico del cuerpo humano. ¡Tenga usted una conducta acorde con su condición de futuro médico, el cuerpo humano es sagrado, respete!, le dijo. Vera Pavlovna también en una defensa doctoral pidió aplazar al aspirante porque el mismo, según ella, trataba irrespetuosa e inhumanamente a los perros en los experimentos.
5
Cuando me correspondió preparar unos músculos, en cuanto hice un corte una pelotita de grasa saltó hasta mis labios. Escupí y dije unas palabrotas. Emma, la profesora me llamó la atención por las supuestas groserías. Me defendí negándolas. Entonces me espetó: “no mienta, que por lo menos entiendo del español las mentadas de madre”.
6
Una vez Yura, un estudiante ruso  y que siempre estaba deprimido, en una lección con el cadáver de una anciana, observó en el mismo, en un muslo, cerca de los genitales un tatuaje en forma de corazón con un letrero: “Sergio, te amo”. Desde ese entonces Yura andaba más  pensante, más lúgubre y mascullando que vivir es muy triste. Se dan cuenta – dice – la vida es nada, todo se acaba. Esa mujer amó, y ahora está aquí, desnuda bajo nuestros cuchillos. Con el tiempo le diagnosticaron esquizofrenia.
7
Estudiábamos anatomía con el libro de Prives . Mikhail Grigoryevich Prives era un anatomista  del Instituto de Medicina  de Leningrado I.P Pavlov, cuyos manuales se usaban en todas las facultades de medicina de la URSS.  Pertenecía al grupo de científicos   encargados de investigar los cambios en sistema cardiovascular durante los vuelos cósmicos.
8

El Museo de Anatomía tiene dos pisos. Alberga exposiciones, preparados en formol y huesos de todas las partes del cuerpo humano. Hay una galería de retratos con los más destacados hombres en la historia de la anatomía. Las vitrinas tienen al lado mesas y sillas para estudiar. En el museo hay también colecciones de embriología, antropología y placas de rayos X relacionadas con la anatomía. Iskrenko dirigía los trabajos de disección entre los alumnos y seleccionaba los mejores preparados para dejarlos en las vitrinas .Yo solía entrar a ese recinto con respeto y en silencio como si estuviera en un templo.
9
Estuve hurgando en mi biblioteca y sólo encontré un folleto de Krilova sobre miología. Tenía varios de esos libritos, que para mí n un gran valor sentimental, pero los he ido perdiendo de mudanza en mudanza.

10
Muchos años después regresé a Moscú y visité la Facultad de Medicina. Fui al museo, entré  a la morgue y visité uno de los salones donde teníamos clases. Allí estaba un grupo de jóvenes con sus batas y gorros blancos rodeando a su profesor. Sobre la mesa de mármol  estaba un cadáver, iluminado por la gran lámpara del techo. Sobre un estante se podían ver  varios atlas y un libro. No precisé si el manual era el de Prives. Ahora hay muchas obras extranjeras traducidas al ruso, como el de Anatomía y Fisiología de Faller.
Pedí permiso y les dirigí unas palabras. Les dije que hace tiempo estuve en este  recinto y estudié anatomía con la misma emoción como ahora lo hacen ellos, emoción que ahora se ha transformado en gratitud y  nostalgia. Me escucharon con mucho respeto y sonrieron para una foto.
11
Ahora asocio algunas lecturas con la anatomía. El médico y poeta alemán Gottfried Benn, luego de haber realizado 200 disecciones,  transformó su experiencia anatómica en obra poética. Su primer libro “Morgue y otros poemas” (1912)  rompe con los esquemas estéticos de la época. Su producción poética trata de la muerte, la putrefacción.


12
     “Quien no se conmueve ante el dolor humano no tiene entrañas. Quien no filosofa frente a un cadáver no tiene  entendimiento”. Esa frase de Letamendi parece signar la obra de muchos poetas.

13

 José  Antonio Ramos Sucre en su poema  deslumbrante  “El Cirujano” nos recuerda la vital función de quienes ya no tienen signos vitales:

   “Yo estudiaba la anatomía bajo la autoridad de Vesalio y me encaminaba  a aquel sitio a descolgar los cadáveres mostrencos. El maestro insistía en las lecciones de la experiencia y me alejaba de escribir disertaciones y argumentos en latín.
      Uno de los adversarios, de origen desconocido, pereció en el duelo. El registro de ninguna parroquia daba cuenta de su nacimiento ni de su nombre.
    Fue depositado en una celda del osario y yo la señalé para satisfacer más tarde mis propósitos de estudioso .Nadie podía solicitar las reliquias deplorables, con el fin de sepultarlas afectuosamente. Yo no salgo de la perplejidad al recordar el hallazgo de dos esqueletos en vez del cuerpo lacerado”.
14

     A principios del siglo XIX, en Rusia, un alto representante del Ministerio de Educación exigió renunciar al estudio de la anatomía con cadáveres  “porque es abominable y contrario a Dios usar al hombre,  hecho a   imagen y semejanza del Creador, como preparado anatómico”.  En la Universidad de Kazán los preparados fueron colocados en un ataúd especial para la ocasión y enterrados en el cementerio con todos los ritos fúnebres de rigor.(Vagner, 1986). La prohibición de uso cadáveres humanos para las prácticas de anatomía se mantuvo hasta el Renacimiento, por cuanto se consideraba una ofensa a la dignidad humana. 
15
Lambayecano escribió una oración para que el estudiante de medicina  recordara siempre la condición del ser que ahora sirve a todos después de la muerte.

ORACIÓN AL CADÁVER (fragmento)

Al curvarte con la lámina dura de tu bisturí,
sobre el cadáver desconocido,
acuérdate que este cuerpo nació del amor de dos almas;
creció untado por la fe y la esperanza,
de aquella que en su seno lo abrigó;
sonrió y soñó los mismos sueños de los niños y de los jóvenes.
16
 En una morgue pensamos en la vida que tuvo quien ahora es el cadáver que yace bajo el escálpelo; pero también meditamos sobre la propia y hacemos indagaciones sobre el significado del existir y los sentimientos contradictorios que siempre nos acompañan. El amor siempre está presente como en el famosos poema de Fernando R. Cesteros:

ANATOMÍA LÍRICA (fragmento)

Llegamos al salón triste y sombrío,
abrimos los estuches de escarlata,
y fuimos todos, sobre el mármol frío,
poniendo el vario instrumental de plata.

Y trajeron la muerta, rebosante
de juventud, espléndida y radiosa ,
desnuda como Venus, deslumbrante
y suave como un pétalo de rosa.
17

    El afamado y muy celebrado  poeta español José Hierro escribe un poema que puede remitirnos , fácilmente,  a un estudio tomográfico o angiografía , o tal vez a la virtopsia, esa forma de necropsia con técnicas avanzadas radiológicas, que permite estudiar el cadáver sin abrirlo:

LA LECCIÓN DE ANATOMÍA DE REMBRANDT-TULP

Los tiempos cambian, Rembrandt. No es preciso
romper el coco: no hay que ser violento.
Cójase un vivo, al que sin previo aviso
se le inyecta en las venas un pigmento.
El contraste ni raudo ni remiso,
llega hasta el arrabal del pensamiento.
(Los voyeurs, observando la pantalla
aplauden si el paciente se desmaya).
18
Una vez atravesaba en bus turístico las calles de La Haya. Recordé que el Mauritshuis se encuentra el cuadro de Rembrandt “La lección de Anatomía del Doctor Tulp”. Evoqué mis clases al iniciar los estudios de medicina y me acerqué al guía para que me permitiera visitar el museo. Se negó argumentando que no estaba en la ruta; además, dijo: tardaras muchas horas viendo las obras expuestas en esa institución cultural. Insistí: soy médico y sólo quiero ver un cuadro. Lo convencí.












viernes, 6 de enero de 2017

NIKOLAI ALEXANDROVICH AGADZHANIAN: MÉDICO DE LOS VUELOS AL COSMOS.









NIKOLAI ALEXANDROVICH AGADZHANIAN: MÉDICO DE LOS VUELOS AL COSMOS.

Edgardo Malaspina
1
   Nikolai Alexandrovich Agazhanian (1928-1914) , médico- fisiólogo .Dirigió  la Cátedra de Fisiología de la Universidad Rusa de la Amistad (1981-1998), donde creó el curso de ecología humana. Escribió más de 800 trabajos científicos y 44 manuales. Graduó doscientos  doctores y candidatos. Su libro de fisiología era manual oficial de todas las instituciones médicas de la URSS.  Su obra “Las reservas de nuestro organismo” gozó de gran popularidad en Rusia. Cuando cayó en mis manos, no podía soltarlo hasta que lo leí completo, porque explicaba cosas difíciles de manera muy amena.
2
 Lo encontrábamos por los pasillos de la facultad, serio, circunspecto, siempre de corbata. Organizó un simposio nacional sobre la adaptación, en el cual tuve el honor de participar. Agadzhanian intervino y habló de la importancia de los procesos de adaptación, a los cuales definió como un problema hamletiano: “Es el ser o no ser de la fisiología”, dijo aquella vez. Luego invitó a un conjunto de música rusa antes de empezar las deliberaciones de la reunión, argumentando que antes de un trabajo arduo es necesaria alegrar el alma para incitar las fuerzas positivas.
3
Participó en la segunda guerra mundial. Como era muy joven su trabajo consistía en recoger la cosecha de  trigo  para abastecer el frente de guerra. Apenas terminó la Gran Guerra Patria  recibió su primera condecoración por su labor.
4
Era miembro de varias academias: Ciencias Médicas de la URSS, Internacional de Astronáutica,   Medicina Polar, así como de muchas organizaciones ecológicas. Realizó estudios en el Instituto de la Aviación y Medicina Cósmica. En esta última entidad educativa  fue director (1951-1963) del laboratorio en el tiempo cuando se preparaban los cosmonautas soviéticos, incluyendo a Yuri Gagarin.

5
Sus investigaciones trataban sobre la adaptación del hombre durante los vuelos en el cosmos. Él mismo participó como voluntario en los experimentos durante vuelos. Experimentó con animales sometidos a condiciones extremas de los vuelos astronáuticos.
Viajó a la Antártida para investigar la hipoxia, la temperatura y otros parámetros fisiológicos de los  organismos en esos parajes inhóspitos. Organizó una expedición a las cuevas de Yalta para estudiar los biorritmos y su influencia en los procesos de adaptación. Era también espeleólogo.
6
Hizo una nueva definición del concepto de salud, para incluir, además de los aspectos referentes al bienestar físico, psíquico y social, lo concerniente a la salud moral.
7
Creó una nueva tendencia en la Fisiología: la fisiología étnica. Ya sabemos, por ejemplo, que existen diferentes perfiles epidemiológicos y reacciones farmacológicas relacionados con las razas.
8
Su mayor aporte a la ciencia está en las investigaciones en medicina relacionada con los vuelos cósmicos, por eso mostraba con orgullo dos  medallas con las que fue condecorado, entre las decenas que recibió: la de  Gagarin, el primer hombre en salir al espacio sideral y la de Koroleov, el ingeniero que diseñó la nave que hizo posible ese primer vuelo. Con ambos héroes de la humanidad trabajó Agadzanian. Por eso me siento orgulloso de haber escuchado sus clases magistrales, leído sus libros y estrechado su mano.


sábado, 29 de octubre de 2016

UNA CLASE MAGISTRAL DE MEDICINA FORENSE

UNA CLASE MAGISTRAL DE MEDICINA FORENSE
Edgardo Malaspina
1



    Las clases magistrales de Medicina Forense las dictaba el jefe de la cátedra, Vladimir Ivanovich Alisievich (1926-2013). Estudió en Minsk  y luego se especializó en el Instituto en el Instituto de Medicina Forense del Ministerio de Salud de URSS. En ese mismo instituto trabajó en el Departamento de Tanatología, antes de llegar a nuestra universidad en 1971 y dirigir la cátedra hasta 1996. El trabajo en la Universidad de la Amistad lo alternaba con el de la Cátedra de Criminalística de la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú.
 Siendo muy joven participó en los combates de la Segunda Guerra Mundial o Gran Guerra Patria, como la llaman los rusos. Publicó más de 250 trabajos científicos y casi 40 manuales de la especialidad para médicos y abogados.

Su campo de investigación científica era muy amplio: heridas por armas de fuego, enfermedades del corazón, hipertensión arterial, intoxicación etílica, estrés, aspectos jurídicos  de los trasplantes de  órganos, hipotermia y lesiones por congelamiento, el sistema neuroendocrino en la muerte repentina.
Fue presidente de la Asociación Moscovita de Médicos Forenses y miembro de la  directiva de la Sociedad de Médicos Forenses de Rusia. Recibió muchas condecoraciones por su extensa labor como médico y profesor universitario.
2
Una vez nos habló de Paracelso, quien fue el primero en curar la sífilis con mercurio con un razonamiento, cuyo radio de acción se movía entre el sofisma y la dialéctica idealista barnizada con el principio de “la cura por lo similar”,  señalado ya por Hipócrates: una substancia o fuerza capaz de provocar ciertos síntomas en sujetos sanos, es a la vez capaz de curar a aquellos enfermos que padecen síntomas similares.
 El argumento paracelsiano  era serpenteado y  mitológico: la sífilis proviene de la diosa Venus, por cuanto es producto del contacto sexual.  Pero es un amor que las prostitutas venden, entonces es necesario tomar en cuenta a Mercurio,  dios del comercio, y quien en última instancia es el causante del mal :“Similia similibus curantur.
Sorprendentemente  la complicada teoría sobre la enfermedad venérea del nuevo Celso resultó beneficiosa: el mercurio se usó por mucho tiempo hasta la aparición del salvarsán de Paul Ehrlich y el descubrimiento de la penicilina para curar la sífilis.
3
Alesievich hablaba de estas cosas porque formó parte del equipo de investigación y exhumación de los restos de Iván El Terrible, dirigido por Mijaíl Gerásimov, el inventor de la escultura forense para la reconstrucción de rostros. Gerásimov era arqueólogo y antropólogo y su método de reconstrucción plástica antropológica forma parte en la actualidad del arsenal empleado, no solamente por los investigadores de la Historia para precisar el aspecto facial  de personalidades de la Antigüedad, sino también por todas las policías del mundo a la hora de  establecer la identidad de un cadáver con el análisis multilateral de  los huesos de la cara.
 4
Vladimir Ivanovich nos contaba cómo abrieron la tumba de Iván El Terrible en el Kremlin y que al analizar sus huesos encontraron mercurio, sustancia usada ampliamente para curar la sífilis desde los tiempos de Paracelso. Se preguntaban los expertos en aquel entonces si el zar sufrió de sífilis, lo que no era difícil de suponer por la enorme cantidad de mujeres que llevó a su cama, o si simplemente fue envenenado por sus enemigos; por cierto, muy numerosos. En todo caso, la presencia del mercurio podía explicar también el comportamiento psicopático del zar, porque ahora sabemos que la intoxicación con ese elemento produce una encefalopatía con un cuadro clínico muy característico. La labilidad emocional del zar era tan extrema que podemos compararla, como dicen algunos psiquiatras, con el paciente bipolar que tiene una Biblia en una mano, mientras que con la otra sostiene una piedra. En efecto, la pintura de Repin, uno de los cuadros más vistos en la Galería de Tretiakov, muestra cómo mató a su propio hijo heredero del trono y también retrata su arrepentimiento  inmediato, luego  de haber cometido el crimen.
5
Cabe destacar que  Alesievich también hablaba del asesinato del zarievich Iván por parte de su padre y suponía que era una leyenda negra inventada por los enemigos del zar. La historia dice que al momento de caer golpeado el zarievich , un médico le examinó  la cabeza y supuso que la herida era incompatible con la vida. A los tres días murió.
Vladimir Ivanovich también intervino en la exhumación del zarievich, cuyo cráneo tuvo en sus manos. Por eso afirmaba categóricamente que no encontró ninguna evidencia de trauma craneal; y  concluía tajantemente que “la muerte del hijo de Iván El Terrible seguirá siendo un misterio”.
6
En el 2011, al finalizar los actos con motivo de la fundación de la Facultad de Medicina de nuestra universidad Amistad de los pueblos, mientras hablaba con Romashov vi a Vladimir Ivanovich cuando se dirigía al cafetín del rectorado y me dije para mis adentros: ahora lo abordo para preguntarle más acerca de las exhumaciones de grandes personajes de la historia rusa. Más tarde lo busqué y no lo encontré. Al poco tiempo me enteré de su muerte y me quedó el saber amargo y triste de no haber sostenido una última conversación. No obstante, me consuela  y enorgullece haber tenido a este sabio maestro entre mis profesores.







sábado, 8 de octubre de 2016

LA GAVIOTA

LA GAVIOTA

No encontré el libro que estaba buscando, pero me topé con  una biografía de Chejov, dentro de la cual hay un pase para el  Teatro Gorki  con  una fecha exacta: 16 de diciembre de 1987. ¡Hace casi treinta años!

Era hermoso, muy romántico ir al teatro en Moscú. En La Gaviota, dicen, Chejov se retrata con sus angustias de escritor. Hay gente sencilla, de pueblo. Intelectuales de provincia con sus problemas existenciales. Amores no correspondidos. Matrimonios que fracasan porque una de las parejas cree que se equivocó al hacer su elección en una época cunado el divorcio no era una opción. Un escritor decepcionado y no comprendido hasta por su propia madre se suicida.

 Precisamente el ticket estaba en una página con un pensamiento de Chejov subrayado por mí:Creer en la inmortalidad del alma es una cobardía que reconforta”. Según el escritor y médico ruso no hay más nada después de la vida (¿o de la muerte? , la afirmación parece ser igual).



He recordado con melancolía muchos buenos momentos de mi vida estudiantil moscovita. Tenía mucha razón Frenando Salvater cuando dijo que la máquina  que mejor perpetua la memoria es la nostalgia.

jueves, 25 de agosto de 2016

EL BARBERO DE SEVILLA.

Presencie esta obra:EL BARBERO DE SEVILLA el 11 de septiembre de 1988 en el Palacio de los Congresos del Krenlim.



sábado, 13 de agosto de 2016

EVOCACIÓN DE LA MEDICINA FORENSE

EVOCACIÓN DE LA MEDICINA FORENSE

¿ANATOMÍA LÍRICA? (AUTOPSIA)



Edgardo Malaspina
1
Mi profesor de Medicina Forense fue Yuri Vasilevich Pavlov (1930-2006), investigador principal del Centro de Experticias Médico Forenses de Rusia. Se especializó en los tipos de cabellos según las razas, inventó un tinte para detectar ADN en el material posiblemente implicado en un delito y publicó doce libros y más cien trabajos científicos.
2
Yuri Vasilevich se emocionaba narrando algunas de sus experiencias en sonados casos que se resolvieron con su participación. “Donde hay trenes lanzan los cadáveres a las vías férreas para simular un accidente, pero  sabemos cómo actuar y descubrir el crimen”, y nos mostraba unos fotografías del atlas de Medicina Forense de Solojin y Smolianinov. El manual de este último autor lo criticaba severamente por no estar de acuerdo con algunos postulados.
3
Un día nos entregó para su análisis dos protocolos de suicidas. Uno era conmovedoramente   triste y el otro  tenía visos tragicómicos. En el primero, una joven terminó con su vida recurriendo a somníferos y en su carta de despedida escribió: “Esta noche me dormiré para no despertarme jamás…”
En el segundo caso, un hombre se colgó en el dintel de la puerta de su casa. Un neófito hizo la descripción de la escena: “El cuerpo permanece guindado en el interior de la casa, mientras la lengua se ubica en la calle”.
4
El homicidio casi perfecto puede lograrse sólo a través del envenenamiento, solía decir Yuri Vailevich.
5
En una ocasión visitamos una de las morgues principales de Moscú. Una hilera inmensa de mesas de mármol estaba cubierta de cadáveres. Era el resultado de la jornada nocturna de la Parca. Al lado de un anciano yacía el cuerpo de un niño; y me preguntaba ¿acaso Dios dispone que unos vivan hasta la profunda vejez y otros mueran en edades tempranas sin haber indagado  siquiera por el sentido de la vida? No me parecía justo e imprecaba a Dios.
6
Me hacía preguntas que no tienen respuestas y no sabía que estaba filosofando.
7
“Quien no se conmueve ante el dolor humano no tiene entrañas. Quien no filosofa ante un cadáver no tiene entendimiento”.(Letamendi)
8
“…No hay una gran diferencia entre la medicina y la filosofía…” (Hipócrates)
9
“…El filósofo debería comenzar por estudiar medicina, y el médico debería terminar por estudiar filosofía…” (Aristóteles)
10
El trabajo de un médico es igual al de un detective, afirmaba Yuri Vasilevich y nos aconsejaba leer a Conan Doyle. Me leí Estudio en escarlata y  otras obras del médico y escritor inglés y  vi las películas de Sherlock Holmes.
11
Un día nos llevaron a una morgue ubicada en un sótano, frío y desolador. La lección era con el cadáver de una mujer; pero no había nada del halo romántico que impregna el poema de Fernando Cesteros , que conocí luego, “Anatomía lírica”, excepto por su primer verso : Llegamos al salón triste y sombrío.
12
El médico encargado de la autopsia se inclinó sobre la difunta con un afilado instrumento y con movimientos rápidos y certeros cortó músculos y huesos desde el mentón hasta el abdomen. Luego, hábilmente  extrajo varias vísceras  con  elegante brusquedad que me hizo recordar mis visitas al matadero municipal de Las Mercedes del Llano, mi pueblo natal, las cuales eran frecuentes porque solía acompañar a mi padre, quien era carnicero.
13
 Para una de nuestras compañeras la escena fue insoportablemente  macabra y se desmayó, pero antes emitió un grito estentóreo y  ensordecedor  que estremeció el pequeño recinto y lo convirtió en una película de terror.
14
Quisimos salir en estampida hacia la calle, pero Yuri Vasilevich nos detuvo: “Tranquilos, sucede a veces, es cuestión de acostumbrarse. No ha pasado nada”.



domingo, 10 de julio de 2016

EVOCACIÓN DE LA ANATOMÍA PATOLÓGICA IRINA CONSTANTINOVNA ESIPOVA EN EL RECUERDO




EVOCACIÓN DE LA ANATOMÍA PATOLÓGICA

IRINA CONSTANTINOVNA ESIPOVA EN EL RECUERDO

Edgardo Malaspina
1
La  Facultad de Medicina de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos conmemoró el centenario del nacimiento de  la profesora Irina Konstantinovna Esipova, fundadora de la Cátedra de Anatomía Patológica.
2
Recuerdo a la profesora Esipova en las clases magistrales. Era corpulenta, de hablar pausado con voz tan fina que siempre me pareció infantil y con un rostro radiante de bondad.
3
En una reunión nos dijo que las autopsias las realizaba sin guantes para poder palpar, en el más amplio sentido científico,   la enfermedad que provocó la muerte de quien desafortunadamente estaba de turno en la mesa de disecciones.
4
Irina Konstatinovna nació en  Moscú  el 10 de mayo de 1916 y murió en 1997. Provenía de  una familia de médicos. Finalizó sus estudios secundarios en una escuela del Museo de Bellas Artes.  De allí su gustos por las exposiciones pictóricas, las galerías, los museos y los conciertos. La vida es una permanente búsqueda de la belleza, decía.
5
Su formación como anatomopatólogo la hizo bajo la tutela del doctor Davidovski, iniciador en Rusia la enseñanza de la disciplina según las entidades nosológicas; y quien , además, tenía un diapasón amplio en sus investigaciones que abarcaba la gerontología ,las enfermedades infecciosas, las heridas en combates de guerra y los problemas filosóficos relacionados con la  Medicina.
 Durante la Segunda Guerra Mundial  fue evacuada de Moscú .Trabajó en la provincia al principio. Faltaban especialistas, por eso se dedicó a la neurocirugía  reconstruyendo nervios. Hizo casi cuatrocientas operaciones de ese tipo.
6
Una vez nos habló sobre las causas de la muerte de los cosmonautas de la nave rusa   Soyuz 11  en 1971.Le hice un comentario a Sergio, mi cuñado, quien me obsequió para mi colección de estampillas, un sello con los rostros de los malogrados hombres del espacio Dobrovolski,  Patsayev y  Vólkov.
Consérvala. Con el tiempo puede valer mucho, me dijo Sergio, mientras nos echábamos unos tragos de vodka.
Los cosmonautas murieron porque les hirvió la sangre, nos explicó Esipova.
7
Cada vez que reviso mi colección de estampillas recuerdo a Esipova.
8
Cuando Irina Konstantinova llegó a nuestra Universidad para fundar la Cátedra de Anatomía Patológica en 1963 ya tenía una dilatada experiencia en la disciplina: fundadora del  Laboratorio de Morfología del Instituto de Cirugía Cardiovascular de la Academia de Ciencias Médicas de la URSS, jefa de la Cátedra del Instituto Médico de Crimea y del Instituto Médico “Nikolai Pirogov” de Moscú. También estuvo  en Siberia dirigiendo el Departamento de Patología del Instituto de Biología Experimental y  dirigió el laboratorio de Patología General del Instituto de Morfología Humana de la Academia de Ciencias Médicas de la URSS.
9

Esipova dirigió la  Cátedra de Anatomía Patológica de nuestra Universidad Amistad de los Pueblos hasta 1986.  Empezó desde cero. Creó una colección de preparados anatómicos, tanto micro como macros, relacionados con las enfermedades que estudiábamos. En las vitrinas del salón de clases estaban expuestos más de quinientos  frascos en formol con órganos afectados por alguna patología.
10
El campo de investigación de la profesora Irina era el las patologías relacionadas con los pulmones. Escribió más de 150 trabajos científicos y 8 libros.
11
Par corroborar sus teorías trabajó con réptiles. En los bronquios de estos animales buscó las respuestas a sus indagaciones en los procesos embriológicos y recurriendo a comparaciones filogenéticas.
12
En una de sus últimas clases nos notificó que había tomado una decisión transcendental:
-Desde ahora en adelante voy hacer las autopsias con guantes. Apareció una nueva   enfermedad que llaman SIDA…